Seguidores

lunes, 9 de febrero de 2009

Amanecer.


"Siento la necesidad de ver el primer punto de luz que anuncia el amanecer.

Siento la necesidad de estar presente, en solitario, a la resurrección del Día, cuando el sol aparece en el silencio virginal.

En este instante completamente neutral acojo, proveniente de los bosques del este, de los excelsos robles, la palabra única DÍA, que nunca es la misma.

Nunca es pronunciada en algún lenguaje conocido".


Thomas Merton (Diarios)

3 comentarios:

SAN dijo...

Quien ve el amanecer como la maravillosa promesa de un nuevo día, es una persona que posee la mayor de las riquezas, una riqueza que no se contabiliza en precio, pero tiene un valor infinito. Posee la riqueza de la felicidad.
Sin embargo, quien ve en el amanecer la dolorosa anticipación de otro día vivido en la fría rutina mecánica de su soledad íntima, es digno de lástima. ¿Cuántos pobres hombres habrá detrás de máscaras y posesiones?... Pronuncian y viven el vacio sin sentido de su falsedad, de su autoengaño.
Como dice Eduardo Galeano, en este poema:
“Pobres,
lo que se dice pobres,
son los que no tienen tiempo para perder el tiempo.
Pobres,
lo que se dice pobres,
son los que son siempre muchos y están siempre solos.
Pobres,
lo que se dice pobres,
son los que no saben que son pobres.”

Anónimo dijo...

Hoy estamos rezando por Eluana, esa mujer que ha suscitado polémica en los últimos días y hasta la intervención del gobierno italiano y la iglesia. Creo que ya está en paz. Me pregunto por qué no se defiende la vida de los que mueren de hambre en las calles o los parados o los perseguidos con ese mismo empeño.

SAN dijo...

El sábado pasado se cumplió el centenario del nacimiento de Dom Helder Camara, que murió hace diez años. En estos días he leído bastantes artículos que le hacen homenaje, y quiero dejar en este blog alguna reflexión suya, la de un hombre bueno, que no se quedó en palabras, sino que hizo de su vida acción y práctica de esas palabras, volvió fértil el desierto.
Estas son algunas de sus palabras:
«Que nadie se haga falsas ilusiones, que nadie obre de manera ingenua: quien escucha la voz de Dios y hace su opción interior, sale de sí mismo y parte para luchar pacíficamente por un mundo más justo y más humano, no piense que va a encontrar un camino fácil, pétalos de rosa bajo sus pies, multitudes escuchándole, aplausos por todas partes y, permanentemente, como protección decisiva, la Mano de Dios. Quien se arranca de sí y parte como peregrino de la Justicia y de la Paz, prepárese para enfrentar desiertos».
«No debemos quedarnos en las palabras. El progreso humano, la campaña contra las causas de las injusticias, la conquista de la dignidad, son la manera más directa como los hombres pueden cooperar a su propia redención y salvación, causas por las cuales Jesús dio su vida».
«Si doy comida a un pobre, me llaman santo, pero si pregunto por qué es pobre, me llaman comunista».
«Los jóvenes siempre tienen sus antenas conectadas y saben muy bien como captar las señales del amor apasionado y apasionante de Dios. Por qué hablar siempre de ‘práctica religiosa’ y jamás de ‘práctica evangélica’, hecha de amor y de valor siempre al servicio de los demás? Todo parece indicar que tal práctica no ha sido abandonada. Muy al contrario, la veo en plena acción por dondequiera que pase. Si los jóvenes van menos a la iglesia, tal vez sea porque en ella no encuentran adecuadamente reunidas la Vida y el Evangelio».
Gracias Dom Helder Camara.
También rezo por Eluana, y también me hago muchas preguntas...

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.