Seguidores

miércoles, 25 de febrero de 2009

ANSELM GRÜN.


Si visitamos cualquier librería religiosa, e incluso no religiosa, con toda seguridad encontraremos en sus estantes libros de Anselm Grün. Este monje benedictino, nacido en 1945, doctor en teología y reconocido consejero espiritual, es uno de los autores más prolíficos del momento. Evidentemente eso puede ser también un elemento negativo, pues puede saturar el mercado, y además siempre el lector empieza a sospechar cuando se multiplican títulos y ediciones que no pueden sino acabar repitiendo las mismas ideas. No obstante, los temas que desarrolla Anselm Grün son, a mi juicio, muy importantes, porque muestran, según dice un presentador suyo, “el camino para llevar vida al alma”. Ha utilizado la psicología para humanizar aun más el mensaje cristiano, para darle palabras que toquen lo más íntimo del ser humano de estos tiempos, y ha procurado que la palabra de Jesús sea luz para cada oscuridad que pone al descubierto el pensamiento post moderno. Entre otras cosas Grün ha hecho una excelente relectura de los ritos cristianos, de los tiempos litúrgicos y de los modos concretos de aprovechar la fe para hacer una relectura de la realidad en clave sanadora y liberadora. En este blog le hemos citado, hemos compartido sus textos, le hemos comentado también, y propuesto algunos de sus libros. Pero no se agota. Por eso en esta ocasión les propongo algunas ideas claves de Anselm Grün, útiles para la propia meditación y vida espiritual, que aparecen en algunos de sus libros, y que están además también presentadas de modo sintético en “Con el corazón y todos los sentidos” (LUMEN, 2003).
1- Fe significa confianza, y es un instrumento distinto para interpretar la realidad. Cada acontecimiento de nuestra vida, mirado a través de la fe, adquiere una nueva dimensión, una nueva luz, un nuevo significado. No es simplemente algo que yo me invento, una “ilusión”, sino más bien algo que yo descubro; que está ahí, y que la fe me ayuda a develar. La Sagrada Escritura es como un mapa de la condición humana, del misterio del hombre; lo mismo ocurre con los sacramentos y rituales, sirven para activar resortes internos, resolver misterios, desatar nudos. Dice Grün que “etimológicamente, la esencia de la fe consiste en una mirada positiva de la realidad”. La fe me permite una mirada de bondad sobre todo, sobre la realidad y las cosas, sobre el otro y sobre mí mismo, y por qué no, también una mirada bondadosa sobre Dios. Este tema de “nueva interpretación” en la obra de Grün es recurrente, y para mi juicio, básico, a la hora de comprender el valor de sus propuestas en el ámbito de la espiritualidad. Él nos dice: “Es nuestra decisión cómo entender nuestra vida”.
2- De lo anterior sacamos determinadas consecuencias, ya apuntadas antes: una actitud concreta frente a la vida y frente a los otros. Una actitud solidaria. Me convierto en puente, me hago buscador incansable de la Verdad, me acepto como soy. A menudo equiparamos a Dios con nuestro super Yo, pero Dios es más benévolo que nuestras exigencias, conscientes e inconscientes. Dios es fuente de libertad y de paz, cada uno de nosotros expresa el misterio de Dios de una manera única.Son aspectos que tal vez leídos así, de corrido, no consigan entenderse del todo, pero que tomados calmadamente nos introducen en un modo concreto de entender la fe. Nos dejan acceder a un nuevo lenguaje.

Creo que en este sentido es muy valioso el aporte de Grün: enriquece la comprensión del misterio de Cristo, no sólo ya desde la teología o la espiritualidad, sino desde categorías psicológicas; es decir, antropológicas y humanistas. El tema da para más

3 comentarios:

SAN dijo...

Creo que el alma va hacia el naufragio cuando no vivimos con el corazón y todos los sentidos.
Una frase de Grün que me parece redonda: "el amor es la única respuesta satisfactoria al problema de la existencia humana".
Este autor me parece un buen constructor del edificio interno espiritual.
Por una vez soy breve!

Anónimo dijo...

El aporte de estos hombres, teólogos y espirituales, con formación humanista, es muy importante. El tiempo dirá cuánto ayudan a que la Iglesia se abra a nuevos caminos.
Miguel.

Edit Liliana Ciotti dijo...

Recien descubro su blog. Muy interesante.
He leido ya 3 libros del Padre Anselm Grüm. Me gustan mucho, me llegan al alma.
Desde San Juan, Argentina, lo visitaré seguido.

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.