Seguidores

domingo, 22 de febrero de 2009

Pero si tú me olvidas...

"Yo sé que existo
porque tú me imaginas.
Soy alto porque tú me crees
alto, y limpio porque tú me miras con buenos ojos,
con mirada limpia.
Tu pensamiento me hace
inteligente, y en tu sencilla
ternura, yo soy también sencillo y bondadoso.
Pero si tú me olvidas
quedaré muerto sin que nadie
lo sepa. Verán viva
mi carne, pero será otro hombre
-oscuro, torpe, malo- el que la habita..."

Ángel González. ("Muerte en el olvido")

6 comentarios:

Analía dijo...

Bellísimo poema!

Luis Portugal dijo...

Hola
Tiene un buen blog.
Lo siento no escribir más, pero mi español es malo escrito.
Un abrazo de mi país, Portugal

mj dijo...

Quizás el olvido, junto con la indiferencia es lo peor que le podemos a un ser querido.
Ángel González lo expresa muy bien en este poema.
Procuro no olvidarme de mis amigos, aunque no los frecuente.
Un abrazo enorme
mj

SAN dijo...

Me uno a Analía. Es una belleza de poema.
Todos tenemos en el alma un “tú” escrito con mayúscula, que nos ilumina. Y que si deja de estar en nuestra memoria o en nuestro afecto, se deshabita una de las partes más hermosas de nuestra vida.
Dejo otro fragmento de poema, que está en la misma onda. Es de Luis Cernuda.
Libertad no conozco sino la libertad de estar preso en alguien
cuyo nombre no puedo oír sin escalofrío;
alguien por quien me olvido de esta existencia mezquina
por quien el día y la noche son para mí lo que quiera,
y mi cuerpo y espíritu flotan en su cuerpo y espíritu
como leños perdidos que el mar anega o levanta
libremente, con la libertad del amor,
la única libertad que me exalta,
la única libertad por que muero.
Tú justificas mi existencia:
si no te conozco, no he vivido;
si muero sin conocerte, no muero, porque no he vivido.

Manuel. dijo...

Queridos amigos, este poema es para todos ustedes, que me animan con su fidelidad. GRacias, Luis, si quieres puedes escribir en portugues, no será tan difícil entenderte. SAN como siempre con sus preciosos poemas, que enriquecen tanto cada entrada.

inés dijo...

Gracias p.Manuel muy bueno.
Yo pensé al leer el poema en los misioneros que llevan la Vida más allá de las fronteras, no se olvidan de los que "quedarán muertos sin que nadie lo sepa" en la miseria, o en el olvido, tal vez sin la fuerza y la luz del evangelio...
En "El exilio y la gloria", Merton escribe la biografía de la Madre Berchmans, una de las primeras trapenses francesa en establecerse en Japón, esta santa monja dejó su patria y fue a conocer al pueblo japonés no sin sentir la distancia de su familia y amigos, y la fuerza de la vocación.
Como siempre Merton escribe con mucha claridad, es genial.
Gracias por compartir,
Inés

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.